portada 70mill

ver más fotos.

Junio 2014

Hasta ahora, sin ninguna duda, las mejores prácticas de vela que realizamos. Tanto por el buen viento que tuvimos como por el fantástico grupo de futur@s Patron@s.
Soltamos amarras a las 17:30 horas de Vilagarcía de Arousa con una tarde muy tranquila sin apenas viento, y el poco que había nos entraba por la proa.
Entramos en el puerto de Ribeira a motor con calma total hacia las 20:00 horas y empezando a llover.
Navegación a motor
Distancia recorrida 11 millas.

Embarcamos a las 10:00 horas, preparamos ruta, rizos, víveres y agua. Después de unas indicaciones básicas y breves prácticas, ponemos proa hacía O Grove haciendo una ceñida muy cerrada con rumbo sur (180º) y con viento de suroeste fuerza 4-5. Tomamos 1 rizo en la mayor y 1/3 del paño de la génova.
El comportamiento del Karracucas era perfecto con una velocidad 6 nudos y apenas escora.
Después de un par de bordos para salir de la Ría y teniendo por el través de estribor a Aguiño, ponemos proa hacia Corrubedo, a donde arribamos hacia las 14:00 horas. Descansamos y comemos algo para una hora más tarde estar izando velas y continuar hacia Muros. En este tramo el viento había bajado hasta lo 10 nudos escasos y debido al mar de fondo que se juntaba con los restos del mar de viento, la navegación estaba siendo bastante incómoda. Más de uno, y me incluyo, pasamos algunos momentos con el estómago revuelto, el típico mal de mareo.
Navegar por esta zona, el faro de Corrubedo, con calmas, a menudo implica coger el mar muy movido e incómodo. Pero si a esto le sumamos mar de fondo con mar de viento y pasas cerca de tierra, como era nuestro caso ya que salíamos de este puerto, esta mezcla puede resultar fatal.
Cuando ya habíamos dejado atrás esa zona, ponemos rumbo Norte (000º), proa al monte Louro, y poco a poco empieza a llover. La visibilidad se reduce muchísimo, más tarde se vuelve a abrir y hace calor. Travesía muy incómoda con mucho mar y muy poco viento que hacia el final de la jornada se quedaría en calma “podre”.

Tres horas y media después de zarpar de Corrubedo entramos en Muros, donde hacemos un amarre en equipo perfecto y como no, empieza a llover hasta que se cierra totalmente. Tenemos una noche muy, pero que muy pasada por agua, aunque sigue haciendo calor.
Como no podía ser de otra manera ducha y luego ronda por las empedradas y preciosas calles de Muros. Tomamos una consistente cena en equipo para reponer fuerzas y una cervecita para celebrar el buen día que tuvimos. Luego, a dormir.
Distancia navegada 25 millas.

Después de un desayuno completo, a las 10:00 horas soltamos amarras y nos dirigimos hacia el medio de la Ría, donde hacemos varias maniobras de izado y arriado de velas, fijamos rueda y navegamos solo con mayor, luego solo con génova para comprobar como el barco maniobra sin tocar timón. Practicamos viradas por proa y popa, abrimos baluma, cerramos, carros de escota, piloto, ploter, etc.
Ponemos rumbo sur hacia Corrubedo cuando son las 12:30 h.
Izamos toda la vela. El viento sopla noroeste por lo que comenzamos a navegar de través-largo ganando velocidad, con un viento muy estable de 15 a 18 nudos, lo que nos permite enseguida alcanzar velocidades puntas de 8 nudos.
Poco a poco el cielo iba abriendo hasta quedar completamente despejado. La temperatura iba subiendo hasta sentir que el verano por fin empieza a entrar.
El mar casi llano. Inmejorable travesía y perfecta recalada en Corrubedo, donde fondeamos hacia las 14:30 h.
Descanso y comida de 1 hora, para continuar navegando esta vez solo con la génova, haciendo largos hacia la isla de Sálvora. El viento había subido hasta los 20- 25 nudos. Dos horas más tarde y después de bordearla esta isla, entramos en la Ría de Arousa de nuevo.
Comenzamos a hacer largos bordos de través con mar completamente llana. El viento ya estaba fijado del norte cuando entrábamos en el puerto de Ribeira. Desembarcamos a Juan, tomamos un refrigerio y continuamos hasta Vilagarcía con una mar completamente llana y el viento de 12 a 15 nudos, perfecto para una travesía envidiable, esta vez, con sol y calor.
Hacia las 21:00 horas estamos amarrando en la marina de Vilagarcía después de una jornada que nos dejó un recuerdo inolvidable.
Distancia navegada 40 millas.
Gracias a todos los participantes, Daniel, Cristian, Juan, Guillermo y Carla por este fantástico fin de semana. Especial mención a Carla por ser el alma del grupo y por su genial carácter.
Esperamos impacientes volver a navegar con vosotros muy pronto

Arousa Nautica.

Volver.